La UnAD es para todos, pero no todos son para la UnAD.

Efectivamente compañeros, la UnAD de México ofrece su oferta educativa a todo aquel mexicano que haya terminado su bachillerato, independientemente de su raza, género, condición económica, ubicación geográfica nacional o internacional, edad o incluso interés personal.

Y la ofrece totalmente sin costo alguno, ya que es subsidiada por todos los mexicanos a través de los impuestos directos e indirectos, ejemplo de ello son los  314 millones 383 mil 608 pesos que se le asigno de presupuesto en 2012.

Esta modalidad tiene como fin orientar el aprendizaje personal para determinada área del conocimiento. Es por eso que los profesores son solo facilitadores de dicho aprendizaje, ya que muy contrario a lo que se fomenta en muchas escuelas respecto a la responsabilidad del profesor en la educación, aquí es solo responsabilidad del alumno ver por su aprendizaje. El facilitador o en ausencia de él la plataforma de aprendizaje o campus virtual solo será el “dedo que apunte a la luna” pero será el alumno el que se encargue del recorrido.

También es importante señalar que los programa de estudio es una oferta educativa que necesita el país en nuestros tiempos. Se necesitan desarrolladores de software que pongan al día al país en esta tecnología, India hace un par de décadas se atrevió a soñar en esto y ahora es el líder en este sector a pesar de su miseria, a pesar de sus castas, a pesar de que nadie lo creía. Se necesitan ingenieros en energías renovables que aprovechen tantos recursos que tiene el país, en sus mares, en el sol gratuito de cada mañana, en sus vientos, en todo. Se necesitan ingenieros en telemática que hagan más accesible las comunicaciones, que busquen la manera de hacerlo económico para que lleguen a tantos rincones desconectados del mundo, por no ser “rentables” para las empresas. Se necesitan expertos en tecnología ambiental que hagan sustentable los recursos del país. Se necesitan biotecnólogos, muchos biotecnólogos para industrializar el país en este sector pues llevamos años atrasados con respecto a otros países; para llevar la ciencia práctica a las aulas de las escuelas públicas, cosa casi nula en nuestro país. Se necesitan emprendedores en al ámbito turístico que exploten tantas maravillas aun no explotadas del territorio mexicano y triplicar los ingresos en este rubro en una sola década. Se necesitan emprendedores, creadores de PyMes, innovadores que reinventen los mercados, que sueñen con crear empresas, no solo de trabajar para ellas. Se necesitan expertos en seguridad pública que busquen una solución integral a tal problema, que combatan la inseguridad no con castigos penales, sino con prevención de la delincuencia a través de la educación, de la creatividad, de la familia, del desarrollo pleno. Se necesitan gente con iniciativa en la logística y transporte de tanta riqueza del país, que mueva sus mercancías con inteligencia a todo rincón del mundo, la era de la globalización y el internet lo hace más fácil. Se necesitan gente patriótica y comprometida con el desarrollo comunitario que exploten sus riquezas culturales, creando eventos regionales,  ayudando al financiamiento de proyectos productivos, haciendo conciencia de las necesidades sociales de la gente, cambiando el país con su praxis. Se necesitan matemáticos que fomenten la ciencia aplicada en  México y la apliquen en fines productivos, y la hagan interesante a todos aquellos que la odian por no comprenderla. Se necesita Mercadólogos internacionales que actualicen a miles de empresas y emprendedores para el desarrollo de sus objetivos productivos.

Se necesitan pioneros exitosos egresados de educación a distancia que lleven a la UnAD al siguiente nivel, como lo hizo la UNAD de Colombia que hoy tiene un prestigio internacional, o como lo logró la UOC de España que lograron consolidar la educación abierta y a distancia como de gran calidad.

Pero sobre todo se necesitan mexicanos que sean para la UnAD, los cuales serán los que tienen iniciativa y que no esperen a que alguien les diga qué hacer, aquellos que están comprometidos con su aprendizaje y no solo con sacar un documento académico, aquellos mexicanos que buscan respuestas y que no esperan a encontrarlos claramente plasmados en el libro o en las palabras de un profesor,  aquellos creativos que buscan respuestas a problemas concretos y las comparten, aquellos que no se conforman con algo y que luchan por un sueño productivo, aquellos mexicanos trabajadores que buscaran la manera de hacer prácticos sus estudios para su bien profesional.

Son muy buenos  e importantes otros estudios de distintas áreas, pero lo que le urge al país es crear e innovar. ¡Atendamos primero lo urgente para luego seguir a lo importante!

 

Es por eso que la UnaD es para todos, pero no todos son para la UnAD.